RIGOLETTO EN MEDINACELI

Critica de FRANCISCO MEJORADA

Medinaceli, ciudad inmersa en una historia que se remonta a los asentamientos
celtiberos de 200 años a. Cristo, que posteriormente fue tomada por los
romanos en el 152 a. Cristo y posteriormente por los árabes en el año 711,
para después ser conquistada por los cristianos. Esta larga y accidentada
historia ha dejado restos de diversa índole, desde un arco romano del siglo II
y diversos mosaicos también de la misma época, hasta un palacio renacentista
del siglo XVII, sin olvidar la puerta árabe y el castillo, que fuera alcazaba en
origen.
Es en este palacio, propiedad de los Duques de Medinaceli, donde se celebra
el festival lírico que lleva el nombre de esta ilustre ciudad y que este verano ha
alcanzado su V edición.
Son tres días los que componen esta aventura lírica, el primero de ellos se
dedica a la entrega de premios de un concurso de canto internacional, que
tiene lugar en el mes de Julio y que corre paralelo al propio festival. Esta
entrega va acompañada por un recital de los ganadores y un coctel para los
asistentes. El segundo dia, llamemósle “la fiesta grande”, se representa una
ópera y por último el tercer dia, hay un acercamiento de la lírica a los niños en
un formato de teatro infantil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Este punto fuerte del que hablamos, la opera, este año ha sido dedicada a
Rigoletto, una de las obras capitales de Giuseppe Verdi y libreto de Francesco
Maria Piave, basado en la obra de Alejandro Dumas, El rey se divierte. La
representación la presenta la compañía, Producciones Telón. La dirección
artística es de Ignacio Garcia, actualmente director del Festival de Teatro
Clásico de Almagro y la musical de Francisco Antonio Moya, al frente de la
Orquesta Filarmónica de La Mancha.
La escenografía apuesta por una mezcla de elementos sólidos de corte
abstracto y proyecciones de video, que entremezclados permiten cambiar los
escenarios en función de la evolución de la obra. El vestuario conserva el
clasicismo de la obra y la iluminación es excelente. La utilización del palacio en
el piso superior, en el cuarteto del último acto convirtió ese final, duro, durísimo,
de la obra en algo mágico.
La orquesta, una de las mejores de España aportó un toque de calidad con
matices extraordinarios y unos solistas, auténticos virtuosos. La dirección
respetuosa con los cantantes, supo interpretar en conjunción con ellos el
espíritu de esta obra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El elenco, de lujo, cantantes emergentes, capaces de rivalizar con los que se pasean
por teatros de primera fila. Un Rigoletto muy bien interpretado por Manuel Mas

dramáticamente y con unas buenas facultades canoras, aunque su figura no
sea muy compatible con la del Bufón. Bien Olena Sloia con una cercanía física i
vocal a la que nos proponen Verdi y Piave, que aprovecha para hacer una
convincente interpretación de Gilda. De excelente se pueden calificar las voces
y las interpretaciones de Cristian Díaz como Sparafucile y Alejandro von Buren,
dando vida a Marullo, con unas voces destinadas a triunfar en los grandes
coliseos operísticos. Muy bien la Maddalena de Sandra Fernández. Sobre el
Duque de Mantua interpretado por el mexicano Fabián Lara, ganador del V
Concurso Internacional de Canto Un futuro DEARTE, solo se puede decir que
fue excelente apuntando unas maneras y una voz auténticamente prodigiosa,
que nos retrotrae al primitivo Marcelo Alvarez. La resolución del Bella filia del
añore del cuarteto, una autentica piedra de toque para tenores, fue realmente
sorprendente. El resto dentro de un buen nivel muy equilibrado
El público aplaudió de pie, con entusiasmo el saludo de todos los componentes
de esta representación. Un éxito para la organización de este festival que tiene
que luchar por mantener este nivel, incluso alcanzar metas de nivel
internacional, al que está entrando por un concurso que año a año se acerca e
incluso supera otros de más renombre.

FRANCISCO MEJORADA

Festival Lírico Medinaceli © 2018 by  iRepublik